Un momento durante la ponencia

La Asociación Española de amistad hispano-francesa Avenir ha organizado, la semana pasada, una conferencia sobre el tema del emprendimiento y los nuevos modelos de innovación.

Las ponentes invitadas al acto, entre ellas Monserrat de los Reyes Cilleza, han mencionado la oportunidad de que las mujeres se impongan en la fase de constitución de las empresas para ocupar el liderazgo en un universo empresarial simbolizado por la puesta en marcha.

La llegada de una revolución industrial, donde las tecnologías disruptivas como la inteligencia artificial, la robótica o la biotecnología van a provocar un cambio en la sociedad como nunca se ha vivido anteriormente, ha motivado este encuentro organizado por la Asociación de amistad Mujeres Avenir y que ha contado con el patrocinio de Mazars.

Las cuatro ponentes reunidas por la Asociación han coincidido que las mujeres, con su creatividad, su sentido de innovación y trabajo colaborativo, debían ser primordiales en esta revolución industrial.

Para María Luisa de Contes, presidenta de mujeres Avenir, que, en compañía de Estefanía Narrillos, vicepresidenta de la asociación, se hicieron cargo de la introducción de los debates, ha manifestado que “las cifras muestran que las mujeres, con su propio estilo de gestión, están conduciendo la innovación emprendedora “. Según ella, la capacidad de integración, el liderazgo participativo, pero también la promoción de la diversidad, incluyendo los puntos de vista, son todos elementos que definen un estilo femenino, así como la capacidad de resolver conflictos y problemas, o gestionar diversos temas al mismo tiempo. Los debates, moderados por Anne Vasudevan, economista de la Sorbona y asociada de Mazars, permitieron profundizar en esta cuestión.

En concreto, Montserrat Reyes, gerente de la Fundación Andalucía Emprende, entidad dependiente de la Consejería de Conocimiento, Investigación y Universidad, ha destacado que “durante 20 años la administración pública andaluza ha estado constantemente renovando y explorando nuevas formas, lo que nos sitúa en una posición privilegiada para llevar respuestas a la sociedad. “Nos hemos convertido en una poderosa empresa pública, en la que el 60% de los gerentes técnicos son mujeres “. La ponente señaló la llegada de nuevos actores-y nuevas actrices- al mercado de trabajo, “actualmente nos enfrentamos a una generación que no trabaja por dinero, y cuyo modelo es la colaboración “. “Estamos convencidos de que las Startups pueden ser una fuente de talento para las grandes empresas”, continuó.

En cuanto a la brecha salarial, la gerente de esta fundación toma nota:  “en el mundo del emprendimiento, ha surgido una brecha de inversión, con fondos de inversión que no sólo miran las cifras, sino también las características de los ejecutivos: las empresas dirigidas por mujeres reciben menos dinero que las empresas dirigidas por hombres. La existencia de un techo de cristal en las Startups es sencillamente inaceptable.

Para Teresa Alarcos, fundadora y Presidenta del Foro de comunidad de startups de Madrid, “esta cuarta revolución industrial obliga a las empresas y a los profesionales a preguntarse si podrán sobrevivir los próximos años y si los empleos serán sustituidos por robots: es imprescindible prepararse para esta realidad. Las mujeres, con su creatividad, su habilidad para innovar y trabajar colaborativamente, son llamadas a tomar el liderazgo de esta nueva era”.

Isabelle Edessa, jefa de innovación abierta y relaciones externas del laboratorio de negocios del grupo PSA, analizó la continua creación de startups en el sector de la movilidad.  “Están generando cambios, y esto a una velocidad nunca vista antes y en España también. Detectamos e incorporamos estos talentos a nivel local, como nuestra incubadora “BFA de Vigo”.

Almudena de la Mata, profesora de la escuela de negocios IE, concluyó que “este salto disruptivo en el que estamos inmersos nos permite flexibilizar nuestra forma de trabajar dando más valor a la creatividad, en un contexto en el que las nuevas generaciones están más preocupadas por la calidad de vida y su contribución a la sociedad. En este nuevo entorno, las mujeres deben convertirse en protagonistas, en las alianzas con las grandes empresas, startups, centros de formación e instituciones, y así dar respuestas a la sociedad, en relación con los cambios que la tecnología conlleva ‘.