El consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Vallejo
El consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Vallejo

El Consejo de Gobierno ha autorizado a la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa al desarrollo de un programa de ayudas a empresas viables con dificultades coyunturales en Andalucía. Esta línea de apoyo, que será convocada próximamente a través de una orden de incentivos, contará con una dotación de 87 millones de euros para el periodo 2008-2009 y se dirigirá a firmas que actualmente atraviesan problemas de falta de financiación por parte de las entidades crediticias.

Las nuevas ayudas, que serán gestionadas por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía, se dividirán en dos grandes bloques: de salvamento y de reestructuración. El primero de ellos tendrá como objetivo prestar la liquidez necesaria para garantizar el funcionamiento de una empresa hasta que se analice su situación y se elabore el correspondiente plan de reestructuración. Los instrumentos previstos para ello serán los préstamos y las garantías sobre los préstamos, con un plazo máximo de resolución de un mes desde la solicitud.

Por su parte, las ayudas de reestructuración se centrarán en hacer posible que la empresa recupere su posición de mercado y, por tanto, su competitividad y su viabilidad a largo plazo. En este caso, el plazo máximo de resolución será de dos meses y los instrumentos incluirán ayudas a fondo perdido, préstamos a tipo de interés inferior al del mercado intercambiario, avales en garantía de préstamos de las entidades financieras y bonificaciones de los intereses de los créditos concertados para el plan de reestructuración.

La primera de estas modalidades, los incentivos a fondo perdido, se dirigirá fundamentalmente a financiar el redimensionamiento de la plantilla, las medidas de saneamiento, los gastos de préstamos para ampliación de capital y la contratación de una gerencia específica encargada del plan de reestructuración. En el caso de las grandes empresas (más de 250 trabajadores y volumen anual de negocios superior a 50 millones de euros), este plan deberá ser además autorizado por la Comisión Europea.

Finalmente, respecto a las denominadas ayudas combinadas (de salvamento y de reestructuración) a una misma empresa, el programa establece que no podrán superar la cuantía de 10 millones de euros.

Acceso a los incentivos

El consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Vallejo, ha destacado que esta iniciativa, de carácter “excepcional”, da una respuesta “a la situación difícil que sufren algunas empresas por la crisis mundial, al no poder renovar los créditos que tenían” y a la “disminución del consumo de ciertos productos”, en sectores como el inmobiliario o de la automoción.

Para acceder a los incentivos previstos, las firmas beneficiarias deben responder a la definición de “empresas en crisis” establecida por la Comisión Europea sobre ayudas estatales de salvamento y de reestructuración, además de mostrar su compromiso de adoptar las medidas necesarias para superar las dificultades. Se incluyen en esta definición aquellas sociedades que presentan condiciones como la imposibilidad de hacer frente a pérdidas mediante recursos propios con riesgo de su desaparición económica; la pérdida de más de la mitad de su capital o de fondos propios; la disminución del volumen de negocios y del margen bruto de autofinanciación; el endeudamiento creciente, o el debilitamiento o desaparición de su activo neto.

Vallejo ha añadido que estas empresas deberán ser, además, andaluzas, es decir, tener su sede social o su establecimiento operativo principal en la comunidad. Por su parte, no existirá limitación sobre su tamaño, por lo que todas podrán optar a las ayudas, aunque, en el caso de que no se trate de pymes, será necesario pedir autorización individual a la Comisión Europea para otorgarle la ayuda y establecer la cuantía.

El consejero ha añadido que, respecto al sector, las ayudas se dirigen principalmente a empresas del sector industrial, aunque están abiertas a todas, “con la excepción de las que están excluidas de ayudas públicas, como las del carbón y siderúrgicas”. Igualmente, no estarán incluidas las empresas de nueva creación que hayan surgido de la liquidación de otra empresa. Francisco Vallejo ha incidido también en que la tramitación de todo este proceso será muy sencillo, ya que “se creará una oficina única, un único órgano gestor y un único procedimiento”.

El programa aprobado, previamente acordado con las organizaciones empresariales y sindicales en el marco del VI Acuerdo de Concertación Social, se suma a las distintas medidas para paliar los efectos de la crisis económica adoptadas durante este año. Entre ellas destacan los programas para poner suelo productivo a disposición del tejido empresarial andaluz (412 millones hasta 2013) y facilitar el traslado de pymes a suelo industrial (50 millones hasta 2010); los nuevos fondos de apoyo a pymes y micropymes (45 millones hasta 2013), y la ampliación del Programa de Infraestructuras Científico-Tecnológicas (248 millones y 50 proyectos de nuevos espacios tecnológicos).

En este sentido, Vallejo ha recordado que ya se han aprobado ayudas para la creación de empresas, así como en materia de modernización, investigación y cooperación, y ha señalado que estos nuevos incentivos se inscriben en lo que “la Unión Europea denomina salvamento y reestructuración de empresas”.